Las semillas de cáñamo proceden de la planta del cáñamo, Cannabis sativaPertenecen a la misma especie que el cannabis (marihuana) pero se trata una variedad distinta.

Sin embargo, sólo contienen pequeñas cantidades de THC, el compuesto psicoactivo de la marihuana.

Las semillas de cáñamo son muy nutritivas y alta en grasas saludables, proteínas y distintos minerales.

Beneficios de las semillas de cáñamo.

A continuación te vamos a contar los beneficios de las semillas de cáñamo para la salud demostrados por la ciencia.

Las semillas de cáñamo son muy nutritivas.

Las semillas de cáñamo contienen más de un 30% de grasa. Son muy altas en ácido linoleico (omega 6) y ácido alfa-linolénico (omega 3).

También presentan ácido gamma-linolénico, que se ha asociado con muchos beneficios para la salud (1).

Las semillas de cáñamo contienen una gran cantidad de proteínas, más del 25% de sus calorías proceden de proteínas de alta calidad.

Es decir, bastante más que alimentos parecidos como las semillas de chía y las semillas de lino, cuyas calorías son un 16-18% de proteína.

Las semillas de cáñamo contienen vitamina E y minerales, como fósforo, potasio, sodio, magnesio, azufre, calcio, hierro y zinc (2).

Las semillas de cáñamo las puedes comer crudas, cocidas o asadas. El aceite de semilla de cáñamo también es muy recomendable y se ha usado como alimento y medicina natural en China durante al menos 3.000 años.

Pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en el mundo (3). Sin embargo, consumir semillas de cáñamo puede disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Las semillas presentan altas cantidades del aminoácido arginina, que da lugar a óxido nítrico en el cuerpo (4).

Como pasa con las semillas de calabaza, el óxido nítrico es una molécula gaseosa que favorece que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que disminuye la presión arterial y el riesgo de enfermedad cardíaca (5).

En un gran estudio con más de 13.000 personas, el incremento de la ingesta de arginina se relacionó con una reducción de los niveles de proteína C-reactiva (CRP), un marcador de la inflamación. Los elevados niveles de CRP están asociados con enfermedad cardíaca (67).

El ácido gamma-linolénico disponible en las semillas de cáñamo se asocia con la disminución de la inflamación, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades como la enfermedad cardíaca (89).

Además, varios estudios en animales han encontrado que las semillas de cáñamo o el aceite de cáñamo pueden disminuir la tensión arterial, reducir el riesgo de formación de coágulos sanguíneos y favorecer que el corazón se reponga tras un ataque cardíaco (101112).

Las semillas y el aceite de cáñamo pueden mejorar los trastornos de la piel.

Los ácidos grasos pueden modificar la respuesta inmune en nuestro cuerpo (131415).

Varios estudios indican que nuestro sistema inmune depende del equilibrio entre ácidos grasos omega 6 y omega 3.

Las semillas de cáñamo son ricas en ácidos grasos poliinsaturados y presentan una relación aproximada de 3:1 de omega 6 y omega 3, que se considera lo ideal.

Varios estudios han comprobado que proporcionar aceite de semilla de cáñamo a personas con eczema puede regular los niveles de ácidos grasos esenciales en la sangre.

El aceite de cáñamo también puede suavizar la piel seca, eliminar la picazón y disminuir la necesidad de medicamentos tópicos (1617).

Las semillas de cáñamo son una gran fuente de proteína a base de plantas.

Cerca del 25% de las calorías presentes en las semillas de cáñamo proceden de proteínas.

Es más, al peso, las semillas de cáñamo presentan cantidades de proteínas parecidas a la carne de vaca o cordero: 30 gramos de semillas de cáñamo aportan unos 11 gramos de proteína.

Se trata de una fuente de proteína completa, lo que quiere decir que aportan todos los aminoácidos esenciales. Nuestro cuerpo no puede fabricar aminoácidos esenciales y debe conseguirlos a través de la dieta.

Encontrar fuentes completas de proteínas en el reino vegetal es difícil, ya que las plantas suelen presentar poca lisina. La quinoa es otro ejemplo de proteína vegetal completa.

Las semillas de cáñamo presentan cantidades interesantes de los aminoácidos metionina y cisteína, así como niveles muy elevados de arginina y ácido glutámico (18).

La proteína de cáñamo se digiere muy bien, mejor que la proteína de bastantes cereales, frutos secos y legumbres (19).

Beneficios de las semillas de cáñamo

Pueden reducir los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia.

Cerca del 80% de las mujeres en edad reproductiva puede sufrir síntomas físicos o emocionales provocados ​​por el síndrome premenstrual (SPM) (20).

Estos síntomas suelen ser provocados ​​por la sensibilidad a la hormona prolactina (21).

El ácido gamma-linolénico (GLA), presente en las semillas de cáñamo, da lugar a la prostaglandina E1, que disminuye los efectos de la prolactina (222324).

En un estudio en mujeres con síndrome premenstrual, ingerir 1 gramo de ácidos grasos esenciales, incluidos 210 mg de GLA, al día causó una reducción de los síntomas.

Otros estudios han comprobado que el aceite de onagra, que también es alto en GLA, es efectivo en la disminución de estos síntomas en las mujeres que no obtuvieron resultados con otras terapias de SPM.

Se redujo el dolor y la sensibilidad de los pechos, la depresión, la irritabilidad y la retención de líquidos relacionada con el síndrome premenstrual (25).

Ya que las semillas de cáñamo son ricas en GLA, algunos estudios han comprobado que también pueden disminuir los síntomas de la menopausia.

El procedimiento exacto no se conoce pero el GLA presente en las semillas de cáñamo puede controlar los desequilibrios hormonales y la inflamación relacionados con la menopausia (262728).

Las semillas de cáñamo pueden ayudar a la digestión.

La fibra es una parte importante en nuestra dieta y está relacionada con una mejor salud digestiva (29).

Las semillas de cáñamo con cáscara son ricas en fibra soluble e insoluble, y contienen un 20% y 80%, respectivamente.

La fibra soluble da lugar a una sustancia gelatinosa en el intestino y proporciona nutrientes para las bacterias intestinales beneficiosas, además de disminuir los picos de azúcar en la sangre y controlar los niveles de colesterol (2930).

La fibra insoluble aporta volumen a nuestras heces y favorece que los alimentos y los desechos pasen por nuestro intestino. También se ha asociado con un riesgo menor de diabetes (3132).

Sin embargo, las semillas de cáñamo sin cáscara presentan muy poca fibra porque la cáscara alta en fibra se ha eliminado.