Las propiedades de la sandía no sólo se basan en su riqueza nutricional. La sandía es una fruta deliciosa y refrescante que también es buena para nuestra salud.

Contiene solo 46 calorías por porción pero además contiene un alto contenido de vitamina C, vitamina A y muchos compuestos vegetales saludables.

Propiedades y beneficios de la sandía.

Aquí te contamos los beneficios para la salud que aporta comer sandía.

La sandía es una fruta que nos hidrata.

El agua potable es una forma importante de mantener nuestro cuerpo hidratado.

Sin embargo, comer alimentos que presentan un alto contenido de agua también puede ayudar. Curiosamente, la sandía es un 92% de agua (1).

Además, el alto contenido en agua es una de las razones por las cuales las frutas y verduras nos ayudan a mantenernos saciados.

Una de las propiedades de la sandía es que al combinar agua y fibra se logra un buen volumen de alimentos sin añadir muchas calorías.

Contiene nutrientes y compuestos beneficiosos para plantas.

Si eres de esas personas que se preocupan por las calorías de la sandía, debes saber que sólo presentan 46 calorías por cada 15o gramos o porción. Es decir, incluso menos que las frutas bajas en azúcar como las bayas (2).

Una porción de sandía también contiene otros nutrientes, que incluyen estas vitaminas y minerales:

  • Vitamina C: 21% de la Ingesta Diaria de Referencia (IDR).
  • Vitamina A: 18% de la IDR.
  • Potasio: 5% de la IDR.
  • Magnesio: 4% de la IDR.
  • Vitaminas B1, B5 y B6: 3% de la IDR.

La sandía también es rica en carotenoides, incluidos el betacaroteno y el licopeno. Además, contiene citrulina, un aminoácido importante.

Aquí hay una descripción general de los antioxidantes más importantes de la sandía:

Vitamina C.

La vitamina C es un antioxidante que ayuda a prevenir el daño celular provocado por los radicales libres, también muy presente en la manzana.

Carotenoides.

Los carotenoides son una clase de compuestos vegetales que incluye alfacaroteno y betacaroteno, que nuestro cuerpo convierte en vitamina A.

Licopeno.

El licopeno es un tipo de carotenoide que no se transforma en vitamina A.

Este potente antioxidante le da un color rojo a los alimentos de origen vegetal, como los tomates y la sandía, y está relacionado con muchos beneficios para la salud.

Cucurbitacina E.

La cucurbitacina E es un compuesto vegetal con efectos antioxidantes y antiinflamatorios. El melón amargo, un pariente de la sandía, contiene aún más cucurbitacina E.

Contiene compuestos que pueden prevenir el cáncer.

Varios investigadores han estudiado el licopeno y otros compuestos vegetales presentes en la sandía por sus efectos anticancerígenos.

Aunque el consumo de licopeno se asocia con un menor riesgo de algunos tipos de cáncer, los resultados del estudio son mixtos. El vínculo más fuerte hasta ahora parece estar entre el licopeno y los cánceres del sistema digestivo.

Parece reducir el riesgo de cáncer al reducir el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF), una proteína involucrada en la división celular. Los altos niveles de IGF están relacionados con el cáncer (3).

Otro de los beneficios de la sandía es que la cucurbitacina E se ha investigado por su capacidad para inhibir el crecimiento tumoral (4, 5).

Puede mejorar la salud del corazón.

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en el mundo (6).

Los factores relacionados con el estilo de vida, incluida la dieta, pueden reducir el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular mediante la reducción de la presión arterial y los niveles de colesterol.

Varios nutrientes de la sandía tienen beneficios específicos para la salud del corazón, como los arándanos.

Varios estudios sugieren que el licopeno puede ayudar a reducir el colesterol y la presión arterial. También puede ayudar a prevenir el daño oxidativo.

Según estudios en mujeres obesas, posmenopáusicas y hombres, el licopeno también puede reducir la rigidez y el grosor de las paredes arteriales (78).

La sandía también contiene citrulina, un aminoácido que puede aumentar los niveles de óxido nítrico en el cuerpo. El óxido nítrico ayuda a que los vasos sanguíneos se expandan, lo que reduce la presión arterial (9).

Existen otras vitaminas y minerales en la sandía que son buenos para nuestro corazón, como la vitaminas A, B6, C, magnesio y potasio.

Puede disminuir la inflamación y el estrés oxidativo.

La inflamación es un factor clave en muchas enfermedades crónicas.

Entre las propiedades de la sandía encontramos que puede ayudar a reducir la inflamación y el daño oxidativo, ya que es rica en antioxidantes antiinflamatorios, como el licopeno y la vitamina C.

En un estudio de 2015, varias ratas de laboratorio fueron alimentadas con sandía en polvo para complementar una dieta poco saludable. En comparación con el grupo control, desarrollaron niveles más bajos del marcador inflamatorio llamado proteína C reactiva y menos estrés oxidativo (10).

En un estudio anterior, a varias personas se les dio zumo de tomate rico en licopeno con vitamina C añadida. En general, sus marcadores de inflamación disminuyeron y los antioxidantes aumentaron. La sandía contiene tanto licopeno como vitamina C (11).

Como antioxidante, el licopeno también puede beneficiar la salud del cerebro. Por ejemplo, puede ayudar a retrasar el inicio y la progresión de la enfermedad de Alzheimer (12).

Puede ayudar a prevenir la degeneración macular.

El licopeno se encuentra en varias partes del ojo donde ayuda a proteger contra el daño oxidativo y la inflamación.

Entre los beneficios de la sandía recalcamos que puede prevenir la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE). Este es un problema ocular común que puede causar ceguera en adultos mayores.

El licopeno, como compuesto antioxidante y antiinflamatorio, puede ayudar a prevenir que la DMAE se desarrolle y empeore.

Puede ayudar a aliviar el dolor muscular.

La citrulina, un aminoácido en la sandía, puede reducir el dolor muscular. Curiosamente, el zumo de sandía parece mejorar la absorción de la citrulina.

Un pequeño estudio les dio a varios atletas un zumo de sandía, un zumo de sandía mezclado con citrulina o una bebida con citrulina. Ambas bebidas de sandía llevaron a un menor dolor muscular y una recuperación más rápida de la frecuencia cardíaca, en comparación con la citrulina por sí sola (13).

Varios investigadores también realizaron un experimento de laboratorio para investigar la absorción de la citrulina. Sus hallazgos sugieren que la absorción de citrulina es más efectiva cuando se consume como un componente del zumo de sandía.

Otro estudio también ha analizado el potencial de la citrulina para mejorar la resistencia y el rendimiento deportivo.

Hasta ahora, la citrulina no parece mejorar el rendimiento deportivo en las cantidades estudiadas, pero sigue siendo un área de interés para la investigación (14).

La sandía es buena para la piel y el pelo.

Otras propiedades de la sandía que debemos nombrar es que aportan dos vitaminas importantes para la salud de la piel y el pelo, como son la vitamina A y la vitamina C.

La vitamina C ayuda a nuestro cuerpo a producir colágeno, una proteína que mantiene nuestra piel flexible y nuestro pelo fuerte.

La vitamina A también es importante para una piel sana, ya que ayuda a crear y reparar las células de la piel. Sin suficiente vitamina A, su piel puede verse seca y escamosa.

Tanto el licopeno como el betacaroteno pueden ayudar a proteger a nuestra piel de las quemaduras solares (15).

Puede mejorar la digestión.

La sandía contiene mucha agua y una pequeña cantidad de fibra; ambas nutrientes son importantes para una digestión saludable.

La fibra puede proporcionar volumen para nuestras heces, mientras que el agua ayuda a mantener nuestro tracto digestivo en movimiento de manera eficiente.

Comer frutas y verduras ricas en fibra y en agua puede ser muy útil para favorecer unas evacuaciones intestinales normales.Beneficios de la sandía

La sandía engorda, ¿es cierto?

Seguro que has escuchado alguna vez que la sandía engorda pero tenemos que darte una buena noticia. Eso es falso.

La sandía contiene más de un 90% de agua, lo que quiere decir que sólo queda un 10% de nutrientes que podrían aportar calorías.

Si tenemos en cuenta que en ese 10% debemos incluir la fibra, la cual prácticamente no es capaz de aportar calorías absorbibles, nos queda que apenas asimilaremos unas 40 calorías por porción.

La sandía tiene azúcar, ¿debo dejar de tomarla?

La sandía aporta fructosa, como todas las frutas, pero en las frutas este azúcar se encuentra formando parte de una matriz fibrosa que impide que la liberación de azúcar al torrente sanguíneo sea rápida.

Por eso no debes preocupar de que la sandia tiene azúcar. No vas a engordar ni a enfermar por comer sandía todos los días. Te lo aseguramos.

Cenar sandía adelgaza.

La sandía es una fruta muy saludable. Aporta muchos beneficios y propiedades, además de contener un alto contenido de agua y varios nutrientes importantes, como el licopeno y la vitamina C.

Pero lo de que cenar sandía adelgaza no es del todo cierto. Todo depende del consumo total de alimentos durante el día. Es un mito, como que las uvas engordan.

La sandía es una sabrosa elección baja en calorías pero no va a arreglar que durante el resto del día sigamos una mala dieta.

La dieta de la sandía.

Lo que sí te vamos a recomendar es que no hagas la dieta de la sandía. Pasarte el día comiendo sandía lo único que va a lograr es que pases mucha hambre.

Una alimentación basada sólo en frutas no es llevadera. Podrás hacerla unos días pero llegará el momento que el cuerpo te pida otros nutrientes que no puedes encontrar en la fruta.

Volverás loco a tu metabolismo y luego tendrás que volver a recuperarte, con lo que eso cuesta.

La mejor dieta de la sandía es una dieta equilibrada y variada en la que añadas en el momento oportuno unas tajadas de sandía.