Las semillas son un pequeño alimento pero con un gran contenido nutricional en su interior. Poca gente podría imaginar que en tan poco tamaño se escondieran tantas propiedades.

En esta sección pretendemos darte información sobre las semillas más consumidas y poder facilitarte su consumo.

Además te indicaremos todos sus beneficios y para qué dolencias podrían serte útiles.

Semillas de chía.

Las semillas de chía no solo son ricas en nutrientes, grasas omega 3, antioxidantes y fibra, sino que también son fáciles de preparar. La mayoría de personas suele añadirlas a sus gachas de avena o batidos.

Varios estudios sugieren que presentan diversos beneficios para la salud, que van desde la pérdida de peso hasta la reducción de la inflamación.

Si todavía no comes semillas de chía, definitivamente deberías considerar añadirlas a tu dieta.

Semillas de lino.

Las semillas de lino se han vuelto populares debido a su alto contenido de ácidos grasos omega 3, fibra y otros compuestos vegetales.

También presentan muchos beneficios para la salud.

Se ha demostrado que afectan a una gran variedad de factores de riesgo y se asocian con una mejor salud y bienestar general.

Añadir semillas de lino a tu dieta también es ideal para aumentar la ingesta de fibra.

Semillas de cáñamo.

A pesar de que las semillas de cáñamo se han hecho populares en Occidente hace poco tiempo, se trata de un alimento básico en muchas poblaciones y aportan un excelente valor nutricional.

Son muy altas en grasas saludables, proteínas completas y diversos minerales.

Debes tener en cuenta que las cáscaras de las semillas de cáñamo pueden contener trazas de THC (<0.3%), el compuesto activo de la marihuana. Las personas que hayan sido consumidoras de cannabis deberían evitar comer semillas de cáñamo para evitar recaer.

En general, las semillas de cáñamo son muy saludables y deberías incluirlas en tu dieta.

Semillas de calabaza.

Las semillas de calabaza son altamente nutritivas y están repletas de poderosos antioxidantes.

Comerlas puede ayudar a resolver las deficiencias de la dieta y puede proteger contra varios problemas de salud.

De hecho, se ha demostrado que las semillas de calabaza mejoran la salud del corazón, los niveles de azúcar en la sangre, la fertilidad y la calidad del sueño. Incluso pueden proteger contra ciertos tipos de cáncer.

Además, su rico contenido en nutrientes puede proporcionar otros beneficios para la salud, como la mejora de la energía, el estado de ánimo y la función inmune.